• Fundación Tengo Hogar

Visita al Aula apícola Sierra de Hoyo

Disfrutamos de una jornada en un entorno natural para conocer a los polinizadores más importantes: las abejas.


Un sábado por la mañana, cuando comenzaba la primavera, partimos desde Madrid rumbo norte hacia un pueblo de la sierra, Hoyo de Manzanares, para visitar el Aula Apícola Sierra de Hoyo.


El Aula Apícola Sierra de Hoyo es un centro pionero en su género en la Comunidad de Madrid porque ofrece a los visitantes actividades que tienen a la abeja melífera como tema central, aunque no único. Durante todo el año realizan talleres de educación ambiental dirigidos principalmente a niños. Su contenido trabaja flora y fauna autóctona, cosmética natural, técnicas de reforestación, flores aromáticas, pigmentos naturales, geología, entre otros temas. Se encuentra ubicado en una reserva natural de 260 hectáreas y ofrece actividades ligadas a este entorno con la finalidad de que el visitante pueda conocerlo y valorarlo.


Ha sido una visita de lo más impresionante, ni mis niños ni yo habíamos estado nunca antes en un colmenar... ¡inolvidable!

La visita tenía como objetivo acercar la apicultura, tanto a niños como a adultos, y disfrutar de la naturaleza. Las actividades educativas que se desarrollaron eran idóneas para que las familias aprendieran más sobre la vida de las abejas y su compleja estructura social, el importantísimo papel que desempeñan y el trabajo del apicultor, comprendiendo la necesidad de valorar y cuidar el medio natural.


Primero nos separamos en dos grupos, respetando el aforo, para realizar una caminata por la senda de la abeja con una guía que nos contó todos los detalles sobre estos insectos: de qué se alimentan, cómo crecen y de qué manera se organizan. Después, visitamos el colmenar con los trajes de apicultor. Fue una experiencia única. Todos estábamos muy ilusionados explorando las colmenas por dentro y viendo a las abejas tan cerca. Para finalizar la jornada, volvimos a las aulas a confeccionar una manualidad: aprendimos a hacer una vela con cera de abeja. Nos llevamos a casa este bonito recuerdo, además de un llavero para colorear y una miel de elaboración propia.


Finalizamos la visita con un rico picnic de Alsea. Sándwiches variados y tarrinas de frutas para combatir el calor y reponer energías. Después de disfrutar de la naturaleza y de las vistas privilegiadas de Madrid, emprendimos la vuelta. Agradecemos el traslado al proyecto Sé Solidario de Fundación MAPFRE.



¡Sin duda es una actividad para repetir! Damos las gracias a Zurich Seguros a través de su fundación, la Z Zurich Foundation, por hacer posible esta experiencia socioeducativa tan especial. Para ver más imágenes y momentos especiales de la visita, mira el vídeo de la jornada apícola aquí.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo